Sin siquiera proponérmelo, llevaba ya una buena temporada sin pisar por un buen concierto de metal extremo de los de antes, y Madrid ofrecía una oportunidad única la semana pasada que fue difícil rechazar. El tiempo, como viene siendo la tónica habitual en estas últimas semanas, no acompañó en lo más mínimo. Mucha lluvia y mucho frío, aunque no sabría decir si aquello fue acicate para que la sala Shoko registrase la pobre entrada que registró, diría que rozando el medio aforo.

Por cierto, era mi primera vez allí, y tengo que decir que el lugar me pareció espectacular para la celebración de conciertos, espectacular por su ubicación (Puerta de Toledo), por su tamaño acogedor pero con muchas posibilidades, su distribución y su buena sonorización.

Crónica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

 

En el cartel, siempre un placer tener entre nosotros a uno de los grandes del death metal norteamericano como IMMOLATION, probablemente una de las mejores bandas de la historia y una de las más prolíficas también, acompañados de unos BROKEN HOPE que traían aires de revancha tras su vuelta hace poco más de un año, y es que el año pasado tuvieron algún que otro sinsabor tras la gira con DEICIDE, donde se les largó sin motivo aparente. Completaban el cartel los franceses SWEETIEST DEVILRY, a quienes no llegamos a ver, pero que a juzgar por las opiniones de la gente no terminaron de calar entre el personal. Quizás en otra ocasión…

BROKEN HOPE empezaron como una exhalación con “Womb Of Horrors”, perteneciente al controvertido “Omen Of Disease”, con unos pocos fans zarandeando la valla del foso (casi hasta arrancarla) y el resto de la sala muy desparramada e indolente. Personalmente la banda de Chicago me gustó, cumpliendo con todo lo que se le pide a una banda que tiene que abrir nada menos que para un gigante del género, pero teniendo en cuenta que ellos mismos eran un atractivo importante en el cartel. Recordaba a BROKEN HOPE más clásicos sin embargo, y lo que nos encontramos fue una máquina aberrante de brutal death/ gore más que otra cosa, que en general supo gustar, o al menos hacer hervir la sangre de la gente.  Se centraron demasiado en su último trabajo, eso sí, aunque hubo también algo de cancha para su aclamado primer trabajo del 88′ “Swamped In Gore”, con temas como el tema homónimo o “Incinerated” que sirvió de cierre. Fueron sin duda los momentos más calientes de un concierto que sirvió para que poco a poco fuese llegando algo más de gente antes de los verdaderos protagonistas.

IMMOLATION comenzaron su show realmente pronto, y es que todo fue muy deprisa el pasado jueves. El set de la mítica banda neoyorkina no fue una excepción.

No exagero sin embargo si digo que la de Ross Dolan es la banda de death metal que mejor ha envejecido de cuantas he visto, y de las grandes pocas me faltan por ver. No tienen reparo alguno en desgranar la mitad su último “Kingdom Of Conspiracy”, todo lo contrario, lo hacen con orgullo y consecuencia, la de quien sabe que tiene entre manos un gran disco, como lo fue también “Majesty And Decay” o cualquier cosa que haya parido esta gente en más de 25 años que llevan en esto. Y el nivel no baja por ello.

Abrieron precisamente con dos cortes de su última época, los que le dan título a sus dos últimos trabajos precisamente, y aquella fue una irrupción estrepitosa y colosal que sentó las bases de un concierto muy, muy serio como el que se marcó IMMOLATION. No he hablado hasta el momento del sonido, pero simplemente decir que fue todo lo bueno que cabe esperar cuando uno paga una entrada para ver un concierto. No es algo de alabar, pero visto lo visto, sí de agradecer.

El grupo no llegó a conectar al 100% con el público, aunque tampoco es que lo intentase mucho. Tampoco es su fuerte. No hubo ‘moshpit’, pero en cambio sí se vio como despertaban la admiración de una sala que pareció más expectante que otra cosa ante la avalancha que el cuarteto nos ofreció por espacio de una hora y pico tras la que por cierto no hubo bises, quizás algo fría su despedida. En cuanto al set, no creo que se pueda describir mucho mejor una trayectoria tan firme y plagada de grandes temas de death metal, aunque siempre habrá quien echará de menos unos u otros. Hubo tralla de su primer “Dawn Of Possession”, dos clásicos como “Despondent Souls” y “Those Left Behind”, que cerró magistralmente su set. Por cierto, mención especial para Bob Vigna, una auténtico espectáculo de guitarrista y uno de los mejores sobre el escenario (y más estrafalarios), aunque la historia del death metal no le haga justicia.

En definitiva, una noche de sentimientos encontrados, de poca afluencia pero de verdadera afición por un género que no se si atraviesa su mejor momento. Afortunadamente de vez en cuando recibimos la visita de bandas como IMMOLATION, inquebrantables al paso de los años, irreductibles cuando se trata de seguir haciendo discazos como el primer día. Y que no nos falten…

Setlist:

  • Kingdom Of Conspiracy
  • Majesty And Decay
  • What They Bring
  • A Spectacle Of Lies
  • Lost Passion
  • God Complex
  • Providence
  • Of Martyrs And Men
  • Bound To Order
  • A Glorious Epoch
  • Hate’s Plague
  • Despondent Souls
  • Indoctrinate
  • Nailed To Gold
  • Challenge The Storm
  • All That Awaits Us
  • Those Left Behind

Crónica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.