Otra gran noche la que se nos plantea en una agradable noche de domingo. Noche de metalcore, metal o pseudo trashmetal (llamarlo X), ¡pero disfrutadlo!

Un servidor estaba rebosante de ganas puesto que el pedazo de disco que se ha marcado TRIVIUM tira con mucha fuerza en mi reproductor; pero, ahí no queda todo, porque los de Alemania, CALIBAN, también han sacado un gran pepino con “I Am Nemesis”, que; curiosamente, pega bastante con ese último redondo de TRIVIUM. Si, a eso le añadimos, que esta clase de discos en directo, suelen reventar más de un tímpano, y lo que parece medio ñoño se convierte en medio criminal. Había que llevar coraza a La Riviera (y unos buenos tapones, mi zumbido de unas cuantas horas dan buena fe de ello).

Crónica de Jorge Cárcamo Yagüe de RafaBasa.com

TRIVIUM llevan unos 270 conciertos gracias a “In Waves” (o eso nos dijo Matt) y el de Madrid sería el último con CALIBAN y UPON A BURNING BODY como escuderos, y, para nada, vi a Heafy & Cia con signos de agotamiento. Todo lo contrario. Matt no dejó de interactuar con el público, sonreír, animar e invitar a la devastación (y no podía faltar su típico gesto de sacar la lengua hasta límites insospechados, que poco tiene que envidiar al Gene de KISS).

Tal era la comunión de Matt con el respetable, que con cada crowsurfing del público (que si no está a reventar la sala lo hace un poco inviable) Matt no quitaba el ojo al momento crítico de acercarse la valla. Hasta que no aguantó más y tras un descalabro al acabar la canción dijo “gente de seguridad, con todos mis respetos, sin faltar. Mínimo dos persona por cada uno que tengáis que recoger, por favor. Mínimo dos. ¿Estás bien?” preguntaba a la descalabrada. Eso es implicación con el concierto, preocupación por sus fans y; sobretodo, sentido común.

La noche la abrían UPON A BURNING BODY y su deathcore criminal, plato que no es de mi agradar y que me limite a ver desde la lejanía y disfrutar poco. Pero como decía mi abuela, para gustos los colores.

A las 20.15 con una puntualidad británica (raro por nuestras tierras) sale a escena CALIBAN y su telón 100% blacker (la portada de “I Am Nemesis”) lo cual desubica lo que hay en el contenido, porque de black metal, más bien nada. Siguiendo con esa temática blanquinegra a base de ronchas negras aparece su cantante, Andy Dörner, y el público ya empieza a enloquecer. Parece que muchos de los allí presentes han decidió acercarse a La Riviera no sólo por el cabeza de cartel. Si bien es cierto que la banda tocó muchos de sus temas que cuentan con la presencia de los registros limpios de Denis Schmidt, que, en estudio pueden aportar un toque más especial con algo más de presencia y efecto cristalino, mientras que en directo se diluye y se difumina, quedando en la memoria de los que conocen las letras. Unos botando, gritando y “mosheando” en las partes más cañeras y los otros coreando y cantando cuando entraban en juego las voces limpias.

Señalaría tres momentos especiales en su show. El primero con el magnífico detalle de CALIBAN al dedicar “We are The Many” al malogrado vocalista de SUICIDE SILENCE, que participó en dicho tema. Hermoso gesto y momento emotivo para los allí presentes. El segundo instante más destacado es el homenaje de CALIBAN, a sus compatriotas RAMMSTEIN, versionando su gran temazo, “Sonne”. Y el tercer momento álgido viene por algo que nunca he visto en la sala. Para lo cual hay que conocer dos detalles, uno; que la sala estaría al 50% – 60% habiendo mucho espacio tras la barra. Y el segundo, que, en mitad de la sala, hay una barra circular. Así que, el señor Dörner quiso apuntar alto, y pidió al público hacer el circle-pit más grande jamás visto, “que la barra sea el centro del circle-pit”. Como viene siendo costumbre en todo españolito de a pie, a muchos el inglés les cuesta y tuvo que pedirlo alguna vez para que las masas se arrancasen a correr alrededor de la barra. El abajo firmante, no es muy de mosh, ni de circle-pit; pero, no podía dejar escapar tener la sensación de que la sala era nuestra, así que… ¡a correr como caballos en el rodeo! Con “Memorial” la sala se viene abajo (por lo menos las partes delanteras) y se despiden con “The Bogeyman”

Como todo en la música, alabanzas y críticas para los teloneros y tiempo de espera para ver el plato fuerte, TRIVIUM.

Habría que empezar diciendo que no pudieron elegir mejor setlist, temas añejos mezcladas con brisas de aire fresco y novedad. Perfecto repaso a toda su discografía con la presencia de temas desde “Ascendency” hasta el disco de la gira “In Waves”, pasando por “Shogun” y “The Crusade”; incluso creo que cayó una de su primer álbum, “Ember To Inferno”. No sabría decir que temas eran más bien recibidos, porque a mi alrededor, vi a todos los presentes disfrutar y enloquecer con todos los temas, desde que abrieron con “Capsizing The Sea” hasta “Leaving This World Behind” sin bises de por medio, 18 temas que van a degüello sin un ápice de síntomas de fatiga en sus piernas (ni en las nuestras). Mat Heafy ofrece su cara más sonriente cuando se emociona y rabiosa cuando motiva desde el principio. Corey Beaulieu, el fiel escudero de Matt, igual que lo es Phil Demmel a Robb Flynn (salvando las apariencias); impone con su presencia y gestos. El pequeño Paolo Gregoletto cuya bajo puede ser más grande que él, tanto a lo ancho como a lo alto, gesticula y pide más al público y Nick Augusto gorra en cabeza y aporreando el kit escondido tras su batería no pierde el ritmo ni baja los brazos.

Temas como “Black”, “Watch The World Burn”, “Ember To Inferno”, “Down From The Sky”, “Throes Of Perdition”, por citar algunos, suena brutales. Los tímpanos a punto de estallar y el cuerpo machacado tras las invitaciones de Matt a ganar el público bilbaíno y barcelonés de sus shows anteriores.

A mi derecha se forman constantemente los mosh-pit, la gente se vuelve loca. Y a mi izquierda, aún sin mosh-pit, el respetable no deja de saltar, cantar y moverse; pero sin esa violencia típica de los más osados, y otros más valientes aún, se dedican a hacer crowd-surfing un tanto arriesgado ya que quedaban algunos espacios vacios. Llegado aquí debo decir que no soy casi “moshero” pero de un tiempo a esta parte le he visto su atractivo y su honestidad, hasta que te cruzas con capullos que pierden el respeto a sus compañeros que se expresan con empujones y saltos, mientras que el degenerado de turno se dedica a meter codazos a la altura de la cara, puñetazos al aire con gente a su alrededor y que se enfada y arremete contra todo cuando es él el que sufre el empujón de turno cuando después de haber repartido lo suyo. ¡Si no sabes jugar con las reglas no escritas, no juegues! Y esa noche, algunos sufrieron al capullo de turno y algún día las cosas se tomarán de otra forma, y habrá algún disgusto. Mi más sincera opinión.

TRIVIUM tuvo su noche, un acierto de setlist, un acierto en su actitud, un acierto en su sonido (quizás excesivamente alto), un acierto en su interacción… y es que, tras casi dos años de gira, y siendo uno de los últimos shows de los americanos, lo más sencillo para ellos hubiese sido dejarse llevar, pero TRIVIUM nos ofreció una gran noche de metal.

No quiero dejar de mencionar, más bien preguntar, ¿y AS I LAY DYING? la banda forma parte de su gira europea y todos los que subieron a escena les mencionaron y les agradecieron su presencia, pero aquí, nadie nos explica por qué no están presentes en España (hecho que también tuvo lugar en su día cuando los americanos giraron con AMON AMARTH) Una pena, porque con AILD se hubiese redondeado la noche con un sonido muy similar.

Setlist TRIVIUM:

  • Capsizing the Sea
  • In Waves
  • Like Light to the Flies
  • Rain
  • Into the Mouth of Hell We March
  • Down From The Sky
  • Entrance of the Conflagration
  • Black
  • The Deceived
  • Watch the World Burn
  • A Gunshot to the Head of Trepidation
  • Ember to Inferno
  • Built to Fall
  • Dying in Your Arms
  • Pull Harder on the Strings of Your Martyr
  • Torn Between Scylla and Charybdis
  • Throes of Perdition
  • Leaving This World Behind

Setlist CALIBAN:

  • Intro
  • Dein R3.ich
  • It’s Our Burden to Bleed
  • We Are the Many (Dedicada a Mitch Lucker)
  • I Will Never Let You Down
  • Davy Jones
  • 24 Years
  • Sonne (Rammstein cover)
  • Memorial
  • The Bogeyman

Crónica de Jorge Cárcamo Yagüe de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.