Tras la enigmática figura de Jari Mäenpää siempre se escondió el éxito y la vanguardia en un estilo ahora venido a menos como el folk metal, o por lo menos en clara recesión de calidad después de muchos años de ‘mainstream’, faldas y cuernos en festivales masificados.

Los grandes del género parecen divagar hacia propuestas más originales (casi todos) después de unos primeros años en los que todo valía, propuestas no siempre más interesantes, pero no hay que olvidar que a primeros de siglo este enorme compositor cuajó alguna de las obras más celebradas e imprescindibles del género primero en ENSIFERUM y después con su propio proyecto, y eso bien le merece el crédito que se le ha conservado durante todos estos años.

Crítica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com


Ocho años son ciertamente un mundo, tanto que ya nada es lo que era cuando “Wintersun” (2004) vió la luz del día. Seguramente por eso, y también por otros muchos motivos, que este enorme retraso le ha venido hasta bien a Jari y a su segundo largo en estudio, primero porque “su momento” milagrosamente no ha pasado a pesar de todo este tiempo, y segundo porque con el panorama actual surge la mejor ocasión de volver a sorprender a ese público que enamoraron hace casi una década y que lleva años esperando como agua de Mayo nuevas canciones. Tanto es así, que el propio Jari ha decidido dividir este “Time” en dos partes tras juntar el torrente creativo con el que se ha encontrado, probablemente una decisión bastante conveniente para no tener a los fans en vilo durante otros tantos años…

La primera escucha de “Time” es realmente evocadora. Mäenpää prometió un disco muy elaborado, orquestal y grandilocuente, y en tres adjetivos eso es exactamente lo nos ha traído. Tras una producción y un despliegue de medios infinitamente más costoso que en sus inicios, Jari nos muestra ese gusto por lo épico, por el ‘blastbeat’ y por el estribillo pegadizo y guerrero como si de una majestuosa arenga invernal se tratase, en canciones largas y muy trabajadas en las que ha cuidado hasta el más mínimo detalle como si de una obra maestra se tratase, y quizás lo sea, ajustándonos al contexto.  Esta es la clásica ‘super-producción’ de Nuclear Blast, de hecho, recuerda mucho a otros que ya se han aventurado en esta forma de entender el metal como NIGHTWISH, BLIND GUARDIAN, THERION o DIMMU BORGIR, pero adaptándolo al folk norteño que les encumbró de forma prematura con su debut.

“Time I” es toda una oda al preciosismo y a la creatividad, de eso no cabe duda, pero entre tantísimo instrumento y coro hay que decir que se ha perdido muchísimo de la magia de los primeros WINTERSUN, y eso se va dejando ver con el paso de las escuchas. Una vez asimilada la emoción inicial de unos WINTERSUN tan magnificados, la verdad es que el disco va diluyéndose como un azucarillo entre semejante despliegue. De hecho, si “desnudamos” el disco de su ornamentado envoltorio, descubrimos canciones que enganchan bastante menos y que no transmiten el vigor y epicismo de la primera entrega, como si en su afán por clavar lo orquestal se hubiesen olvidado de lo que realmente importa, la canción propiamente dicha.

Creo que “Sons Of Winter And Stars” es realmente el indicador de lo que Jari quería y de lo que este disco podría haber llegado a ser; un tema poderoso, épico y bombástico que cuenta con todos los elementos que pide un gran tema de WINTERSUN, aunque después la cosa baja bastante en cortes como “Land Of Snow And Sorrow” o “Darkness And Frost”. Momentos de inspiración se entremezclan con demasiados pasajes de relleno, y lo que debería ser una ventisca de power/ folk orquestal grandioso no pasa por ser más que una banda sonora más sin apenas significado. El final con “Time” lo maquilla todo un poco, pero la sensación final es que el sonido y la producción bien merecen ocho años, pero no así las canciones, que piden a gritos una segunda parte más orientada a las raíces del grupo que a otras cosas…

Un trabajo exageradamente mimado, preciosista y precioso pero que falla en la base. Fácil de escuchar, evocador de su primer disco en lo básico pero vacío a pesar de todo en quizás demasiados momentos. ¿Mereció finalmente la pena? Sólo el “tiempo” lo dirá…

Tracklist:

  1. When Time Fades Away (instrumental)
  2. Sons of Winter and Stars
  3. Land of Snow and Sorrow
  4. Darkness and Frost (instrumental)
  5. Time

“Time I” está disponible en streaming a través de Wintersun.fi.

Crítica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.