Si mal no recuerdo, la última vez que MACHINE HEAD estuvieron de gira por España como cabezas de cartel fue en el año 2004, donde acompañados de los GOD FORBID y CALIBAN arrasaron en tres fechas españolas presentando “Through The Ashes Of Empires”, un trabajo que llegó a puerto procedente de aguas convulsas y que, dicho sea de paso, despejó cualquier duda que pudieran haber creado con “Supercharger”.

Era demasiado tiempo sin la magia de los americanos bajo el techo de una misma habitación, y tras algunas apariciones en festivales y una gira abriendo para SLIPKNOT, la banda de Robb Flynn por fin volvía a la capital con su propio show y tres teloneros que iban hacer de la noche del 16 uno de los puntos clave de un 2011 que poco a poco va apagándose. Así lo refrendó la asistencia, abarrotando La Riviera de una forma en que hacía mucho tiempo que no veía, y es que la ocasión bien lo merecía.

Crónica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

 

 

Puede ser discutible que sobrase alguna banda del cartel, sobre todo teniendo en cuenta que era un miércoles laborable en Madrid y que la hora de inicio estaba fijada para las 18.35, pero tras presenciar las cuatro descargas creo que todos coincidimos, gustos aparte, en que se vieron cuatro conciertos a un nivel altísimo y que prescindir de cualquiera de las bandas que pasaron por el escenario hubiera sido perderse demasiado.

Dicen que en la variedad está el gusto, y así nos lo hicieron saber los chicos de DARKEST HOUR, encargados de abrir la tarde/ noche. La banda de Washington lleva ya más de 15 años en activo, y de hecho tampoco era la primera vez que les teníamos por aquí, pero a pesar de eso, eran unos completos desconocidos para la gran mayoría, lo que es una buena muestra de que entre MACHINE HEAD y BMTH atrajeron a una cantidad de público no iniciado muy a tener en cuenta, muy variado también. Los americanos abrían su show con “The World Engulfed In Flames”, y en la media hora que estuvieron en escena, creo que no hay nada que se les pudiera echar en cara.

Tuvieron el mejor sonido de las bandas teloneras desde el comienzo de su actuación, y ayudándose de su repertorio más rápido y corrosivo, la banda americana animó de lo lindo a base de buen death melódico aderezado con tintes de metalcore por espacio de media hora clavada, y es que el tema de los horarios se llevó a rajatabla durante toda la noche. Aun así, y a pesar de haber editado un último disco más bien poco original pero a un nivel altísimo dentro del género, me queda la sensación de que el grupo podría estar dando más de lo que da en estudio, con un vocalista inmenso sobre las tablas como John Henry y dos guitarristas más que excelentes como Mike Schleibaum y Michael Carrigan. Habrá que seguir esperando algo más…

Setlist DARKEST HOUR:

  • The World Engulfed in Flames
  • No God
  • Violent by Nature
  • Convalescence
  • Your Everyday Disaster
  • Love as a Weapon
  • Doomsayer (The Beginning of the End)

La extrema puntualidad volvió a ser una máxima, y a las 19.15 en punto la banda de Dez Fafara asaltaba las tablas de La Riviera a ritmo de “End Of The Line”, tema con el que siguen abriendo sus conciertos muchos años después de su formación. Había muchísimas ganas de volver a verles en Madrid, y aunque no diría que llegaron al nivel de aquella primera vez en Festimad, donde arrasaron con todo, lo cierto es que el de los americanos fue un concierto serio y cumplidor, un concierto para el que dispusieron de unos 40 minutos más o menos y en el que no se estuvieron con miramientos.

Empezaron eso sí con un sonido algo pobre, especialmente en las guitarras, que apenas si se escuchaban, pero después todo fue mejorando y el grupo finalmente encontró su sitio en el escenario. Además su set estaba especialmente engrasado para la ocasión, por lo que con temas como “Head On To Heartache”, “You Make Me Sick” o la dupla final con “I Could Care Less” y “Clouds Over California” se hizo sencillo meterse en su concierto y dejarse la vida y el cuello con sus temas.

La gente así lo reconoció, puesto que la banda se fue aclamada y entre aplausos. No obstante, sorprende que el peso de su actuación recayese sobre temas de los tres primeros discos, síntoma de que quizás estén perdiendo algo de fuelle e interés con sus últimos trabajos de estudio.

Setlist DEVIL DRIVER:

  • End Of The Line
  • Head on to Heartache (Let Them Rot)
  • Dead To Rights
  • You Make Me Sick
  • Not All Who Wander Are Lost
  • Before the Hangman’s Noose
  • I Could Care Less
  • Clouds Over California

Se notaba en el ambiente que había muchísima expectación por ver a la joven banda británica abriendo para MACHINE HEAD en su primera visita a España por salas, y lo cierto es que los BMTH dieron espectáculo e hicieron lo que mejor saben hacer, transmitir y no dejar a nadie indiferente. O los odias o los amas, y entre el respetable podía sentirse esa eterna disputa entre quienes les adoran y quienes no pueden ni verles, y más o menos así transcurrió su concierto.

Oliver Sykes no paró en los 50 minutos que estuvieron más o menos en escena, siempre con esa actitud caprichosa, casi hasta provocadora que ostenta, pero la verdad es que cumple con su función realmente bien y así lo demostró en Madrid. En cuanto a repertorio, sorprendió que no se acordasen de su primer trabajo de estudio y se centraron en sus dos últimos discos, de los que sonaron cuatro temas de cada uno.

En cuanto al público, en general la respuesta fue más que excelente, y gracias a la colaboración de Oliver hubo ‘wall of death’, mucho ‘circle pit’ y mucha participación incluso cantando los temas, y es que como digo eran muchos los que incluso se acercaron más por BMTH que por MH, especialmente jóvenes.

Setlist BRING ME THE HORIZON:

  • Diamonds Aren’t Forever
  • Alligator Blood
  • Fuck
  • Sleep With One Eye Open
  • Football Season Is Over
  • Blessed With a Curse
  • It Never Ends
  • Chelsea Smile

Daban las 21.30 en punto, ni un segundo más ni uno menos, cuando las luces de La Riviera se apagaban y entre el griterío empezaba a sonar la intro de “Unto The Locust” mientras la sangre digital de las pantallas laterales empezaba a manar recortando la figura del logo de unos MACHINE HEAD que hacían una entrada muy cálida y sobria, justo antes de que el riff demencial de “I Am Hell” irrumpiese y diese su concierto por iniciado. La intensidad y la agresividad en el público se había disparado, y ahora daba igual la edad y la procedencia de cada uno, era hora de perder la cabeza. El sonido, realmente atronador, fue al principio algo mejorable, pero después si no perfecto sí bastante bueno en todo momento.

En líneas generales diría que no fue el concierto más caótico de MACHINE HEAD que se ha visto en los últimos años en nuestro país, pero sí seguramente uno de los mejores en cuanto a repertorio y profesionalidad por parte de la banda. Un set muy equilibrado, destacando su último trabajo con cinco temas del mismo (como tiene que ser), y prácticamente todos los temas que no pueden faltar para un recital de una hora y tres cuartos que dejó satisfecho a todo el mundo, y especialmente a la banda americana, que se terminó marchando abrumada por el calor del público especialmente al comienzo y al final en los bises, donde los “oés” fueron una constante.

A Robb se le vio más sereno que otras veces, más concentrado en ejecutar con suma maestría cada uno de los temas que iban cayendo que en matarte con su pose en escena, y eso es parte también de lo que hemos visto (u oído) en “Unto The Locust”, un poco menos de actitud “in your face” pero una mayor evolución y complejidad en unos temas de una calidad innegable que además le dan al set un dinamismo exquisito en comparación con los temas más clásicos, que como siempre fueron puntos altos del concierto. La gente por supuesto conocía los temas del nuevo disco, y especialmente emotiva fue por ejemplo “Darkness Within”, un tema único en su discografía que fue como un oasis de paz y emotividad hacia el final del concierto.

El repaso por su discografía fue total, y eso a quienes hemos disfrutado de todos sus discos nos gusta y mucho, sobre todo porque el set se hizo variado y muy ameno también gracias a los videos que iban pasando en las pantallas. Quizás mencionaría como único punto negativo los coros de Phil Demmel, que en su último disco abundan y quedan bien, pero con los que en directo sufre una auténtica barbaridad.

“Ten Ton Hammer”, “Bulldozer”, “Old” o “Imperium” fueron lapidarias como de costumbre, causando el ‘wall of death’ en varias ocasiones y un amasijo de cuerpos constante casi en toda la sala, pero es que igualmente recibidas fueron temas más recientes como “Aesthetics Of Hate” (dedicada como siempre a Dimebag) o “Halo” ya al final, lo que habla mucho y muy bien de una banda que es, desde hace tiempo, una de las mejores noticias de nuestra música salidas de los 90′s.

El final de fiesta fue quizás un poco soso en comparación con el resto del concierto, un “Davidian” que les despedía cuando entre el respetable se notaba ya el cansancio de casi 5 horas de concierto, que se dice pronto. Pero mereció la pena, vaya que sí…

Setlist MACHINE HEAD:

  1. I Am Hell (Sonata in C#)
  2. Be Still and Know
  3. Imperium
  4. Beautiful Mourning
  5. The Blood, the Sweat, the Tears
  6. Locust
  7. This Is the End
  8. Aesthetics of Hate
  9. Old
  10. Darkness Within
  11. Declaration
  12. Bulldozer
  13. Ten Ton Hammer
  14. Halo (bis)
  15. Davidian (bis)

Crónica de Jorge del Amo Mazarío de RafaBasa.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.