2008 fue un año álgido para TRIVIUM. La banda publicó su cuarto trabajo “Shogun” el cual les dio un merecido reconocimiento mundial debido a la excelente facturación de sus canciones, con unos riffs y estructuras maestras, que demostraban que aquel era su mejor trabajo hasta la fecha; sin quitar valor por eso a los brillantes  “Ascendancy” y “The Crusade”, y al peor producido “Ember To Inferno”.“Shogun” sirvió a la banda para girar extensivamente durante 3 largos años, en los que sin duda su caché como banda creció de forma meteórica.

Puntuación: 8
Crítica de
Mikel Yarza de Trueno Metálico

 

2011 era por lo tanto, la fecha señalada para el esperadísimo “In Waves” que comenzó a destaparse hacía mayo con el adelanto de la misma canción que da título al disco y que dejó en la mayoría de los tan expectantes fanáticos de la banda una sensación de división.

Si observamos el pasado de TRIVIUM, nos daremos cuenta rápidamente de que la banda  ha cambiado su estilo y sonido en todos y cada uno de sus álbumes, pero esta vez, y creo que muchos coincidirán conmigo, se respiraba en el ambiente la esperanza de un “Shogun II”. Aun sin ser un calco de dicho disco, la banda podía haber progresado en otra dirección, más parecida a esta, pero “Dusk Dismantled” y “Inception Of The End”, los cuales fueron los siguientes singles en publicarse, me hicieron ver que no iba a ser así.

El disco abre con la intro “Capsizing The Sea”, en la cual obviamos cual va a ser lo siguiente en sonar, ya que la canción “In Waves” ya nos era familiar, y la intro del disco es el riff del breakdown del tema, pero con redobles de batería y arreglos de guitarra que lo convierten en más épico si cabe.

Así le sigue por lo tanto “In Waves”, primer tema en publicarse en el contexto del álbum, el corte comienza con un brutal groove que recuerda a SEPULTURA, pero nos sorprende con un parón y un cambio hacia lo que es la base de la canción, un medio tempo con voces limpias de sostén. Sorprende en primera instancia, que la canción apenas esté formada por tres o cuatro riffs diferentes, a diferencia de lo que eran las canciones en “Shogun” un sinfín de estructuras y riffs variantes. Se repite de nuevo el breakdown que al final toma la forma de estribillo en la canción y volvemos de nuevo a la base de voces limpias, aunque con variaciones de guitarra y baterías. La primera impresión acerca de esta canción fue totalmente negativa en mí; y ahora puedo decir que al cabo de las escuchas me convence más y que incluso funciona relativamente bien para dar comienzo a los directos, pero sigue sin estar a la altura de la capacidad máxima expuesta por TRIVIUM hasta ahora.

La siguiente es “Inception Of The End”. Esta también publicada como adelanto, comienza con un riff más al estilo de “Shogun”, y continúa con una base thrasher, rápida a base de las guitarras y la recuperada voz gutural de Matt Heafy. Aun así, rápidamente cortan y entran con la clásica melodía como estribillo, marca de la casa de TRIVIUM, un estribillo resultón pero un poco popero. La segunda vez en cambio la canción nos conduce a una derivación del estribillo más atmosférica, que concluye con voces limpias y un blast beat sonando a la vez. Sorprendente. Aun así, estructura lógica; se repite el estribillo nuevamente y concluye la canción.

“Dusk Dismantled” es la tercera canción, y la segunda de las que salió en adelanto antes de la publicación oficial. Un comienzo totalmente headbanger da paso al recitar de “we are the insect” y a una continuación de riffs con voces a gritos que lo atan a un estribillo machacón. Después de la segunda repetición del estribillo en cambio avanzamos a un riff mucho más rápido y unos solos frenéticos, propicios para el mosh. En la siguiente parte, aun así, la canción llega a su punto más caótico con un riff que recuerda a las extrañas ambientaciones de GOJIRA. El tema concluye con una nueva repetición del estribillo en dos ocasiones.

La siguiente en sonar es “Watch The World Burn”, con una entrada de voces totalmente inesperada, simplemente la tonalidad que sigue no es de esperar. La canción en su totalidad posee voces limpias, menos unos coros de fondo a gritos. El estribillo sigue en esa línea melódica de siempre, pero como he mencionado antes, con un poco más de tirón comercial. No puedo decir nada aun así de “estructura clásica” o “cambios lógicos” ya que esta canción en sí es algo inaudito en TRIVIUM, totalmente nuevo.

“Black” comienza en la onda de “Dusk Dismantled” pero solo es un “farol”, ya que cuando entran las voces son totalmente limpias. Cabe destacar en este disco, la facilidad con la que enganchan los estribillos, totalmente pegadizos. Este estribillo es uno de los que más engancha, y con su brutal continuación el tema se convierte en una canción totalmente triunfante.

“A Skyline’s Severance” empieza con una melodía de guitarra memorable, en la línea de “Pull Harder On The Strings Of Your Martyr”; de esas de las que se corean en los directos. La canción es  totalmente speedica, probablemente la más metalera de todo el disco. Mención especial al momento con el riff death metalero que obliga a volverse loco y a realizar un vasto headbanging. Quizás sea también la canción más técnica en todo el álbum, aquí se demuestra toda la capacidad de los cuatro integrantes de la banda. Con detalles y arreglos que normalmente se pasan por alto, pero que cabe destacar, ya que se nota que todo está cuidado y estudiado al más mínimo detalle. Este tema, de la misma forma, demuestra la grandísima calidad del nuevo batería Nick Augusto, el cual cumple con creces el vació que dejo Travis Smith hace poco más de un año.

“Ensnare The Sun” es un interludio con un toque muy egipcio en el cual TRIVIUM ha experimentado con una instrumentalización totalmente diferente, dejando de lado todo lo que es el metal y probando con flautas, guitarras acústicas, o extintores de fuego y pianos desafinados en otros temas para abrir paso a la máxima variedad de sonidos posibles en su música.

Llegamos a mediados del álbum y nos topamos con “Built To Fall” un tema que empieza con un riff que no puedo calificar, no porque sea bueno o malo, sino porque no se me ocurre la manera de describirlo, ni compararlo con ninguna otra cosa, quizás es que esto sea TRIVIUM en su totalidad, y es que la banda ya insistió en este último año que “In Waves” iba a ser la definición de TRIVIUM, la culminación de su sonido y su personalidad. Quizás esto sea una señal, aunque para nada creo que la banda haya tocado techo creativamente. El tema por lo general, contiene otro de esos estribillos de gancho.

“Caustic Are The Ties That Bind” es una canción bastante caótica, aunque el estribillo es a voces limpias. Este tema es una nueva reafirmación de lo que he escrito acerca de “Built To Fall”. Aun así, a mediados del tema la intensidad frena y nos topamos con una parte suave, a guitarras limpias, y una voz cariñosa de parte de Matt Heafy que desemboca en otro solo a corear en el directo.

El comienzo de “Forsake Not The Dream”, en cambio, se me hace muy difícil de digerir. Y no porque sea extremadamente técnico y complicado de asimilar. Ese comienzo simplemente era inimaginable para en una canción de TRIVIUM. La canción en general sigue unos patrones muy simples y claros, aunque las variaciones y arreglos lo salvan.

“Drowning In Slow Motion” comienza exactamente igual que la parte recitada de “Dusk Dismantled”. A pesar de esa anécdota la canción no pierde fuelle y arranca con un desenfrenado tempo, que nos recuerda a alguna que otra canción del “Ascendancy”. Y ahora que hago mención a este álbum me doy cuenta de que hay mucho de ello en este “In Waves”. “Ascendancy” es el disco que más se acerca el nuevo trabajo de TRIVIUM sin duda alguna.

“A Grey So Dark” es una de las canciones menos metaleras de todo el CD. Una canción que puede fallar en directo al poder crearse una gran división entre los diversos fans de la banda. “Chaos Reigns” en cambio, es toda una bomba para el directo. Sin duda la canción más aplastante de todo el trabajo, refleja perfectamente la letra en el sonido de la canción.

Gran aportación lírica en lo que es la balada del disco “Of All These Yesterdays”. Como el mismo Matt Heafy decía en una entrevista, en este disco ha sido menos preciso en las letras, pudiendo así generalizar su significado y hacer que la gente se sienta identificada con ella pero por causas diferentes.

“Leaving This World Behind” es el segundo interludio del disco, y la ubicación de la misma es muy acertada. Entre la sensibilidad de la anterior canción y la brutalidad y el significado de la que viene en breve, nos encontramos un interludio que hace imaginarnos la imagen de una masacre, una imagen en la que todo ha quedado reducido a escombros.

La siguiente canción, es la ya conocida “Shattering The Skies Above”; la cual fue compuesta para el videojuego God Of War III. Probablemente este tema sea el puente entre lo que fueron las canciones del “Shogun” y lo que son las canciones actuales. No es un tema con estructuras y progresiones larguísimas, pero tampoco es tan simple como lo son muchas de las canciones del nuevo disco. Un tema que me gusta muchísimo; y es que no puedo decir lo mismo sobre ninguna de las canciones de “In Waves”. El disco concluye con una acertada versión del “Slave New World” de SEPULTURA que también fue publicada hace más de un año.

En definitiva, es un disco muy difícil de calificar. Mi primera impresión fue la de decepción absoluta, aunque después de analizarlo como debe ser, he de reconocer que las canciones están pulidas y trabajadas a destajo. En parte es decepcionante para mí, ya que esperaba un cambio, pero no en la dirección en la que lo han hecho. Es verdad que me hubiera gustado un trabajo más parecido al “Shogun”, pero no cabe duda de que la banda va paso a paso encontrando su verdadero estilo, totalmente original y propio, y aunque no guste a muchos, esto es algo muy positivo. Como ellos mismos dicen “Nadie había hecho hasta la fecha el álbum que queríamos escuchar, asique lo hicimos nosotros mismos. Es hora de llevar el metal a nuevos horizontes e introducir nueva gente”. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

(Nota: Esta es la reseña de la edición especial del álbum. La edición estándar no incluye alguna de las canciones aquí expuestas y conlleva un orden ligeramente diferente).

Componentes:

Matt Heafy – Guitarras y voces
Corey Beaulieu – Guitarras y voces
Paolo Gregoletto – Bajo y voces
Nick Augusto – Batería

Tracklist:

01.Capsizing The Sea
02.In Waves
03.Inception Of The End
04.Dusk Dismantled
05.Watch The World Burn
06.Black
07.A Skyline’s Severance
08.Ensnare The Sun
09.Built To Fall
10.Caustic Are The Tides That Bind
11.Forsake Not The Dream
12.Drowning In Slow Motion
13.A Grey So Dark
14.Chaos Reigns
15.Of All These Yesterdays
16.Leaving The World Behind
17.Shattering The Skies Above
18.Slave New World (Sepultura cover)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.