Bajo la corteza no es un homenaje al uso. Normalmente no es el propio grupo el que tiene la iniciativa para que otras bandas versioneen sus temas. En este caso, los impedimentos contractuales de Leño, que tuvieron secuestrado un directo que por fin vio la luz en 2006, Vivo ’83, y el temor a que alguien ajeno a ellos hiciera una chapuza hicieron que el trío se hiciera cargo de todo.

 

Bajo la corteza es un doble álbum más un DVD que Rosendo Mercado, Tony Urbano y Ramiro Penas se han autorproducido. Ellos han creado un sello discográfico, han pagado el estudio y han coordinado a todos los grupos artistas participantes y con la ayuda de la gente de Maneras de Vivir han dado forma a una obra que ha tardado casi treinta años en llegar.

Da la casualidad que en Bajo la corteza fue el último proyecto en el que trabajó Antonio Vega, que grabó el tema ‘Sin solución’ y poco después llegaba la noticia de su fallecimiento. El trío no ha querido que la prensa cargara las tintas sobre esta circunstancia pero ha sido inevitable.

Veintiséis temas de Leño, falta ‘El oportunista’, de su álbum de debut, que según nos contó Tony Urbano, bajista que sustituyó a Chiqui Mariscal en plena grabación del mismo, nadie la escogió. Cada uno de los artistas invitados ha hecho lo que ha podido con el repertorio del grupo madrileño, los padres del rock urbano.

Ahí nos encontramos a hijos putativos de Leño como Porretas, Extremoduro o Boikot, y a amigos de antaño como Luz Casal, compañera de correrías desde los tiempos de El Búho Musical, el programa de radio que conducía Paco Pérez-Bryan, Miguel Ríos, que fue quien les dio la oportunidad de llegar a audiencias masivas, las que asistieron a la gira El rock de una noche de verano en 1983, tras la cual el trío decidió separarse.

Y también están grupos que están luchando por un sitio en el circuito, bandas que tienen a Leño en un altar como La Leñera, Más Madera, Salida Nula o el proyecto de El Bardo, además del hijo de Rosendo, Rodrigo Mercado, al que conocimos por su proyecto Ganyahmun, que firma una sorprendente versión reggae de ‘El tren’.

Y entre toda esta heterogeneidad me ha gustado la adaptación susurrante, casi de nana, que ha hecho La Shica, de ‘Sorprendente’. No me esperaba encontrarme aquí a Javier Ruibal, que borda ‘Calendario’, aquel tema que iba en ‘Más madera’, ni tampoco a Garaje Jack, que pueden con ‘La fina’, incluida originalmente en el disco Corre, Corre.

Me espanta lo que han hecho Dwomo con ‘Cucarachas’. WTF chicos? Y tampoco han estado finos Pereza & Burning ‘rollingstoniando’ ‘No voy más lejos’, ni Barricada con ‘Aprendiendo a escuchar’, cara B del primer single de Leño.

Lo mejor de este doble álbum, que va dedicado a la memoria de los desaparecidos Antonio Vega y Chiqui Mariscal, son las versiones de ‘El tren’ (YouTube) de Extremoduro, ¡qué grandes son!; la de ¡Qué desilusión! (YouTube), de Mägo de Oz, no me esperaba el nivelón de esta gente y, por nostalgia, la de ‘Sin solución’ (YouTube) de Antonio Vega, que casi pone los pelos de punta.

Sitio oficial | Bajo la corteza

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.